11/21/2016





El potencial curativo en nuestras manos

Todos los humanos somos seres de Luz y estamos destinados a compartir con el Espíritu Supremo su inmensa dicha de Ser Creador. Somos creadores.
Pero nuestra creación sólo trae dicha si actuamos en armonía con el Espíritu. Si actuamos en desarmonía, sólo traemos desdicha a nuestra vida.

No podemos decidir con nuestra mente qué es armónico o no al Espíritu. La mente es simplemente incapaz de saber eso... ¿Cómo podría saber sobre lo que viene de más allá, de lo desconocido?. No. La mente no tiene nada que hacer al respecto. Su única ayuda o aporte a la hora de recibir Guía Espiritual es relajarse y hacerse a un lado. Entonces podemos recibir iluminación, entonces nuestro Ser Interno nos habla, nos consuela, nos muestra el camino.

Todos tenemos este potencial curativo dentro nuestro, porque nuestro Ser Original es el Espíritu. Y en cuanto nuestra mente se ausenta un poco, recibimos inmensos caudales de energía prístina, brillante, virgen. Esta energía Espiritual es infinitamente curativa. Puede curarnos a nosotros mismos o a nuestros semejantes, puede armonizar cualquier situación, cualquier lugar.

La recibimos por nuestra cabeza (séptimo chakra - centro coronario), se expande en nuestro corazón (cuarto chakra - centro del corazón) y se derrama por todo nuestro cuerpo y aura.

En especial, para dirigir esta energía Espiritual fuera de nosotros, son principalmente importantes nuestras manos. Con ellas podemos transmitir esta energía, curando y armonizando cuanto ellas toquen. Es la imposición de manos que practicaba el Maestro Jesús, y que luego siguieron practicando sus discípulos.

También es un bello y poderoso instrumento la visualización que se produce con el tercer ojo (sexto chakra - centro del tercer ojo).

LA CURA  ILUMINACIÓN ENERGÉTICA SOBRE SITUACIONES, PERSONAS O LUGARES.

Cualquier cura o reorganización energética en su patrón original de Armonía puede ser realizada a distancia con la misma intensidad que si se realizara en el sitio .

Esto es así porque la energía del Espíritu es Una y está en todos lados al mismo tiempo. Ni distancia ni tiempo, entonces, son obstáculos para su realización. Basta con una verdadera intención de sanación para que la energía se ponga en movimiento.

Esta intención puede ser manifestada a través de la visualización y haciendo el pedido con los datos específicos sobre la persona, situación o lugar afectado.
Esto es suficiente para que la energía Espiritual se ponga a trabajar mediante diversos Seres Espirituales que se dedican a este tipo de Servicio, sin límites de distancia en toda la Tierra, instantáneamente.

Unos de los Seres Espirituales curadores a los que puedes invocar entre otros tantos
  • MAESTRO JESÚS EL CRISTO
  • NUESTRA SEÑORA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
  • MAESTRO SAINT GERMAIN
  • ARCÁNGEL METATRÓN, REY DE LOS ARCÁNGELES
  • LOS SIETE ARCÁNGELES DE LA CREACIÓN:
  • MIGUEL, JOFIEL, CHAMUEL, GABRIEL, RAFAEL, URIEL, ZADQUIEL Y SUS RAYOS, etc.
    TODA CURA ES LUZ Y PROVIENE DEL ESPÍRITU














    El Espíritu es Luz, Inteligencia y Amor que estructura todas las formas energéticas en perfecta Armonía. En eso consiste la Salud, en estar en concordancia con esta Armonía que es completa en sí misma.

    La enfermedad no es más que la desorganización del patrón específico de la energía. Viene a ser el CAOS del patrón energético que estaba destinado a ser armonioso, un COSMOS.

    Esto es aplicable también a situaciones, como por ejemplo las relaciones entre los seres humanos, los estados financieros o laborales, y también a los lugares: casas, locales, terrenos, etc.

    Es así ya que inclusive lo que nosotros llamamos materia no es más que energía, organizada en un cierto patrón que vibra más lento y por eso podemos verla y tocarla.

    Todo en este Universo es la manifestación del Espíritu que lo creó, o mejor dicho, que continuamente lo está creando, manteniendo y transformando.
    Por lo tanto, no es errado hablar de salud y enfermedad en cualquier cosa, no sólo personas sino situaciones y espacios o lugares. Salud y enfermedad son otras palabras para expresar Armonía y desarmonía.

    Toda desarmonía o caos energético es producida por el humano, única criatura viviente en esta Tierra con el poder de Libre Albedrío. Ésto significa que puede decidir entre actuar en Armonía con el patrón Espiritual o no hacerlo y entonces crear caos.

    Es así porque el Espíritu desea que el Hombre sea consciente de su Divinidad y de esa manera, se haga co-creador con Él para participar de su infinito regocijo y alegría.

    El Hombre no puede hacerse consciente si no tiene la posibilidad de elegir primero. Esta posibilidad entraña un riesgo: el de elegir mal y crear desarmonía. Pero sólo así el Hombre puede crecer y comprender que toda desarmonía que él haya creado, puede transformarla nuevamente en Armonía, si se unifica con su Espíritu.

    Es por ello que normalmente recurrimos a otros para curar nuestras dolencias, para solucionar nuestros problemas; nuestra mente se interpone, y no podemos ver la solución. Nuestro Espíritu quiere dárnosla a través de nuestra intuición, en nuestro corazón, pero no escuchamos: tenemos miedo.


    Extraido de http://luciamundomagico.blogspot.com.es/

    - Copyright © PLANETA OASIBETH - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -