12/11/2016



Cuenta la profecía de Kalachacra que las Fuerzas de la Luz del Rey de Sambala derrotarán a las fuerzas de la oscuridad en la gran batalla del fin del mundo y que la victoria dará paso a una nueva era dorada de perfección para los seres humanos. Aunque algunos sitúan esta batalla final 'de Armagedón' para el año 2.425 a mi juicio el momento es ahora, y la batalla es la guerra silenciosa de Nesara de la que informamos todos los días.

Según la profecía de Kalachacra, durante el reinado del vigésimo quinto Rey Kulika (año 2327) el mundo que conocemos será conquistado por un emperador maligno. Habiendo subyugado al mundo descubrirá la existencia de Sambala e intentará conquistarla. El Rey Kulika Rudra Chakrin “El Iracundo con la Rueda”, reunirá un gran ejército y derrotará al emperador maligno y a sus aliados en la gran batalla final del mundo (año 2425).

La victoria dará paso a una era dorada de perfección para los seres humanos que durará mil años, durante los cuales la práctica espiritual del Budismo Vajrayana especialmente la de Kalachacra llevará a muchos a la liberación y a la iluminación final.

Kalachakra, la Rueda del Tiempo, es una de las prácticas tántricas más importantes en el Budismo Tibetano. Es un método para entender y armonizar las energías de los seres humanos (microcosmos) y el Universo (macrocosmos). Esta práctica contiene además profundos conocimientos sobre el sistema médico y astrológico, así como prácticas yóguicas.

El Tantra de Kalachacra fue enseñado por Buda Sakiamuni hace unos dos mil quinientos años en la antigua India, a petición del Rey Suchandra de Sambala, quien deseaba un método sanador que le condujera a la iluminación con sus súbditos y creara una sociedad en paz.

La transmisión de Kalachacra es una bendición especial para los que la reciben y para el entorno en el que se da. Se considera como una oración universal para el desarrollo de la paz y de la armonía en el mundo.

El emblema del Buda Kalachacra integra en sí mismo la esencia de las enseñanzas de Kalachacra. Los Budistas Tibetanos creen en sus bendiciones y poder protector. Se cree que entrar en contacto con el emblema de Kalachacra viéndolo, tocándolo o llevándolo permitirá que uno obtenga la liberación del Samsara en esta vida o en una futura vida cercana.

La historia

Un año después de su iluminación, Buda Sakiamuni manifestó y enseñó las Enseñanzas Tántricas del Buda Kalachacra a una gran asamblea dentro de la Estupa Shri Dhanyakatala en la India. El principal receptor de la enseñanza fue el Rey Suchandra del Reino de Sambala. La Enseñanza de la práctica espiritual de Kalachacra fue llevada y preservada por el Rey en el Reino de Sambala. En el siglo X fue reintroducida en la India y posteriormente llevada al Tíbet.

Sambala
Sambala es un Reino místico situado entre el Norte de la India y los Himalayas. Aislado del mundo exterior por cadenas de montañas nevadas, su localización es desconocida para el mundo exterior y es impenetrable para las personas del nivel espiritual inferior. Sus habitantes viven de acuerdo con los más elevados preceptos morales donde el crimen y el castigo son desconocidos, viven el la única tierra pura de este turbulento mundo. Llevan una vida espiritual muy evolucionada libre de sufrimiento y preocupación.


Ellos practican las Enseñanzas Tántricas más elevadas del Buda, como la de Kalachacra. El Reino es dirigido por una sucesión de Reyes denominados el Kulika. Ahora estamos bajo el reinado del vigésimo primer Rey Kulika (desde 1927).

La profecía

Durante el reinado del vigésimo quinto Rey Kulika (año 2327-) el mundo que conocemos será conquistado por un emperador maligno. Habiendo subyugado al mundo descubrirá la existencia de Sambala e intentará conquistarla. El Rey Kulika Rudra Chakrin “El Iracundo con la Rueda”, reunirá un gran ejército y derrotará al emperador maligno y a sus aliados en la gran batalla final del mundo (año 2425). La victoria dará paso a una era dorada de perfección para los seres humanos que durará mil años, durante los cuales la práctica espiritual del Budismo Vajrayana especialmente la de Kalachacra llevará a muchos a la liberación y a la iluminación final.

El Buda Kalachacra
Kalachakra es un aspecto de la forma iluminada del Buda. Se le traduce como “La Rueda del Tiempo “. Esto significa la completa manifestación de la sabiduría y la compasión que es inherente a todos los seres. Kalachacra, como todas las formas de deidades Tántricas descritas en el Budismo Tibetano, no es tan sólo una deidad para ser venerada. Representa nuestro potencial inherente –nuestra naturaleza de Buda, el camino o práctica espiritual que realiza este potencial así como la completa manifestación de nuestro potencial: la iluminación o Budeidad. Su Santidad el Dalai Lama se refiere a ello como el “Vehículo para la Paz del Mundo “. El Buda Kalachacra tiene una especial conexión con la presente era.

Las enseñanzas

Las enseñanzas del Buda parten del reconocimiento de que el mundo en que vivimos es imperfecto; lleno de pesar, miseria y sufrimiento. El Dharma o enseñanzas del Buda es el antídoto, la medicina, el elixir que cura nuestro dolor. Reconocer la transitoriedad y al naturaleza ilusoria de todos los fenómenos, incluyendo a una mismo, este es el efecto del antídoto. Desde ese momento damos la espalda a la persecución de la satisfacción material y nos embarcamos en el camino espiritual.

El corazón de la iluminación
Reconociendo que todos los seres existen en este estado de sufrimiento debido a los tres venenos de deseo, odio e ignorancia, surge en nosotros la Gran Compasión. Entendiendo que todos los seres en el Samsara han sido nuestros padres, hijos o que nos han amado muchas veces en nuestras encarnaciones, nos aseguramos de la responsabilidad de liberarlos del gran océano del Samsara: el constante sufrimiento de la eterna transmigración. Nos convertimos en Bodhisatva: el Guerrero de la Compasión.

El camino
Con intenciones altruistas en el corazón nos involucramos en la consecución de la meta final de la vida: obtener la iluminación para el beneficio de todos los seres. Como un Bodhisatva cultivamos loas seis perfecciones: generosidad, moralidad, paciencia, esfuerzo, concentración meditativa y sabiduría. Deseando obtener la iluminación en el más breve espacio de tiempo posible entramos en le camino del Budismo Vajrayana: el Vehículo Diamantino. Confiando en el Guía Espiritual o Maestro, recibimos las necesarias iniciaciones e instrucciones orales tales como la práctica de Buda Kalachacra. Aplicando las dos etapas de desarrollo y completación con diligencia, recorremos el camino hacia la perfecta iluminación en una sola vida.

Centros energéticos

Esotéricamente se considera a nuestro planeta Tierra como un ser vivo, con un cuerpo físico y un cuerpo psíquico. Al igual que el ser humano, el cuerpo de nuestro planeta tiene los mismos centros nerviosos o chakras aunque a una escala mayor en tamaño y efecto.

Estos chakras son los encargados de recibir y transmutar todas las energías que provienen del cosmos.

Según la tradición todos estos centros energéticos han sido localizados por diferentes iniciados en todas las civilizaciones, Magos, Hierofantes, Maestros constructores, Brahmanes, Druidas, etc., y en esos lugares mágicos se construyeron las pirámides, las catedrales, los círculos megalíticos, etc.

La Ciudad de la Luz
En Sambala la Ciudad de la Luz, existe una comunidad de Mahatmas (Almas Grandes) o Rishis, que son grandes sabios que viven aislados en un verdadero paraíso espiritual, cuyos orígenes se remontan a tiempos muy anteriores a la Civilización Atlante. Este centro místico se cree que puede estar ubicado al norte del Tíbet.

No se sabe realmente lo que es Sambala, unos dicen que es un reino mítico situado en algún lugar secreto del desierto de Gobi al norte del Himalaya, otros dicen que Sambala es el Gobierno Oculto de la Tierra y otros que es un reino imaginario buscado por personas místicas y espirituales.

A veces esta Ciudad del Sol, es comparada con El Dorado asiático y según diversas leyendas, existen varias entradas por las que a través de numerosos túneles y galerías se llega a la Ciudad Santa de Sambala.

Se conoce el lugar de alguna de estas entradas a Sambala: unas están en Santiago de Compostela en España, otras en la cordillera de los Andes, otra en el punto justo del Polo Norte y Polo Sur y otra en Jerusalén.

Todos los habitantes de Sambala son seres de luz de una bondad indescriptible y de mirada serena.

Desde esta ciudad secreta se cuenta que han sido enviados Hermanos Mayores, como emisarios, a nuestro mundo (mundo exterior), con misiones de paz y con el fin de aportar en el momento oportuno los medios necesarios para la perfecta evolución.

Así como en la India es en donde se supone que se encuentra el centro nervioso o cuarto Chakra de la Tierra llamado Anahata Chakra (Chakra del corazón) y en Egipto el del Tercer Ojo (sexto), llamado Ajna Chakra, se piensa que el séptimo Chakra, el de la corona, Sahasrara, está en Sambala.


(Traducido por Guillermo Herrera)

- Copyright © PLANETA OASIBETH - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -