6/16/2017

POR AGESTA

























LAS GOTAS DE ROCÍO todas juntas:
Lo siento, perdón, gracias, te amo.
Trébol.
Arco Iris,
Victoria.
Azul Hielo.
Llovizna,
Fuente Perfecta.
Verde Esmeralda.
Punto Cero.
Hágase tu Voluntad.
Miel.
Pilar de la Paz del Yo.
Papel para Moscas.
Yo tomo las Pastillas del Silencio.
Helecho.
Yo Soy el Yo.
Hoja Verde de Arce.
Hojas de Otoño.
Llave de la Luz.
Luz de Dios.
Dios te Bendice, Te Amo.
Palma Botella.
Colibrí.
Nubes Ligeras.
Rodillo de Amasar.
Tiro del Tapón.
Azul.
Por favor Querido Dios, pasa tú primero.

La buena noticia es que las palabras no tienen que ser estas. Cada uno puede elegirlas libremente con la ayuda de su corazón. Los antiguos Padres del Desierto usaban el Nombre de Jesús y lo repetían incesantemente. En el fondo todo esto apunta a LA SANACIÓN DEL SUBCONSCIENTE.

En la Espiritualidad Oriental sobresale una obra llamada El Peregrino Ruso. Allí explica el autor muy bien esta forma de oración sanadora del subconsciente.
El Psicólogo Indio Antony de Mello estudió este proceso y lo llamó " La Oracion del Nombre".
De suerte que cada uno puede hacer uso de esta Sabiduría como su corazón le indique. La meta es como dije: LA SANACIÓN DEL SUBCONSCIENTE.
Las palabras que usemos en últimas, deben tener un significado para nosotros.
Saludos, José Gabriel Agesta.
Pueden compartir la nota respetando La Fuente y el Texto.

- Copyright © PLANETA OASIBETH - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -