7/16/2017

POR AGESTA























REFLEXIÓN PARA HOY.
Es muy importante aprender a distinguir entre la voz del ego y la voz de los Seres de Luz.
En ocasiones puede suceder también que pedimos cosas que no nos convienen. Traigo a colación un ejemplo del escritor Amadeus Voldben. Cuenta el autor que una mujer desesperada acudió a un famoso sanador, para solicitarle la curación de su hijo. El sanador trató de disuadirla diciéndole que la petición era inconveniente. La mujer insistió tanto que el sanador atendió su solicitud. En efecto el hijo sanó totalmente, pero un año después dió muerte a su propio padre.
Podría ponerles muchos ejemplos, pero en honor a la brevedad citaré solo uno. Una persona solicitó a los Seres de Luz que lo llevaran a vivir a un determinado lugar que para el solicitante era muy atractivo. En efecto, los Seres de Luz le concedieron su pedido. La persona precitada permaneció un tiempo en el lugar, pero encontró tantos inconvenientes que regresó a la ciudad de donde partió.Desilusionada les hizo el reclamo a los Seres de Luz, y estos contestaron: Te trajimos de regreso porque ibas a perder tu vida en ese sitio.
Como pueden ver, una cosa piensa el ego y otra muy distinta el alma.
Cuando algo no se les conceda a pesar de ustedes hacer todo lo humanamente posible, díganle a los Seres de Luz: Millones de gracias, Aceptaré lo que ustedes crean más conveniente para mí.
Felíz martes, José Gabriel Agesta.
Pueden compartir la nota respetando la Fuente y el Texto.

- Copyright © PLANETA OASIBETH - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -