9/15/2017














Amados amigos, su atención sobre el Elemento bajo Mi Control Divino Me ha atraído en medio de ustedes. “YO SOY” Neptuno, a menudo referido como “El Padre de las Aguas.”
El hombre no podría vivir sin agua, porque ese elemento es necesario para el sostenimiento de su vida, interna y externa­mente. Ustedes también son conocedores del hecho que el vehí­culo emocional, que comprende el ochenta por ciento de las vesti­duras inferiores, está compuesto del elemento agua.
Cuando un hombre a través de los excesos de su propia creación (prolongada exposición al Elemento Fuego o excesos en ciertos alimentos o bebida) causa que su cuerpo llegue a estar deshidratado, se dan soluciones de líquido (elemento agua) y sal a él para llenar de nuevo aquello que ha sido liberado a través de los poros de su piel o a través de otros medios.
Consideren al hombre perdido en el desierto y el ansia re­sultante de agua para apagar su sed o refrescar su cuerpo. Similarmente, un individuo quien tiene un arranque de pasión ve­hemente (miedo, odio y todo lo de su clase) afecta su vehículo emocional adversamente porque se le arroja a un estado de con­fusión caótica. Piensen en la energía purificadora requerida para que él regane su equilibrio para el funcionamiento adecuado de sus vehículos inferiores.
¡Mi Amado Complemento Divino, la hermosa Señora Lunara, el Espíritu morando dentro de la Luna, sostiene al Elemento Agua dentro de Nuestro Poder Balanceador de cohesión y expansión, y es Nuestro deseo grande y responsable asistirles además a todas las evoluciones sobre este planeta a medida que viajen hacia el Hogar!
Por favor acepten Nuestro Amor combinado y sepan que siempre estamos dispuestos y listos a ayudarles. Solo tienen que volcar su atención hacia Nosotros y manifestar ese deseo de corazón.
El Puente, abril 1968-La Palabra, Octubre 1997 Pág.12 -extractos-

- Copyright © PLANETA OASIBETH - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -