POR AGESTA



" Las almas del purgatorio liberadas por nuestras oraciones son profundamente agradecidas. Ellas nos ayudan en nuestra vida. Esto es muy perceptible. Les recomiendo ampliamente que lo experimenten por ustedes mismos. Ellas nos ayudan, ellas conocen nuestras necesidades y nos obtienen muchas gracias. " María Simma, Código Sagrado 649.

María cuando tenía 25 años recibió de Dios el regalo de ser visitada por las almas del purgatorio.

"Es el alma misma quien quiere ir al purgatorio, a fin de ser pura antes de subir al Cielo."

" Las almas del purgatorio ya no pueden hacer nada en favor de ellas mismas. Están totalmente indefensas. Si los vivos no rezan por ellas quedan abandonadas del todo. Por eso es muy importante darse cuenta del inmenso poder que cada uno de nosotros tiene en sus manos para aliviar a estas almas que sufren."