MENSAJE DE SANTA FILOMENA : RENUNCIO